¿Existe la música que hace el bien y música que hace el mal? Consecuencias de un verano religioso

Publicado: 4 septiembre, 2011 de manubadman en Sin categoría

Aqui estamos de nuevo. Otra vez desgranando el panorama músical en este diálogo musical a dos voces que se presume calentito.

Pocas novedades musicales nos hemos perdido, pero si muchos anuncios de grandes discos para finalizar este 2011. Quizás lo único reseñable ha sido que el Festival de Benicassim ha vuelto a ocupar el primer puesto de los festivales españoles desbancando al Primavera Sound.

El corresponsal Fender allí enviado así me lo confirmó, y un concierto por encima de todos, Portishead.

Este verano nos ha visitado el Papa en esas jornadas mundiales de la juventud que tanto malestar me han creado. Independientemente de la pasta que nos han “robado” para pagar tan monumental fiesta religiosa, destaca la pasión “fanática” de miles/millones de jovenes, que sin pudor critican el uso del preservativo, el aborto y están a favor de la virginidad y justifican estos millones de euros malgastados en una semana, mientras en Somalia morian, mueren y moriran cientos y miles de personas por no tener agua ni comida.

Que cosas.

Y unos días antes aparece en mi buzón un panfleto de otra religión que hubiera tirado a la basura nada más entrar por la puerta de mi casa. Pero su título, me llamó la atención.

“LA MUSICA Y SUS EFECTOS”

Ya que pago “religiosamente” mi dinero mensualmente para leer revistas de música, ¿porque no perder 4 minutos en leer este panfleto?.

Uf… desde que lo leí lo guardé y me dije que os lo comentaría a la vuelta de las vacaciones. E incluso pensé en publicarlo antes de tiempo, pero como cuadriculado que es uno, decidí esperar a la fecha que tenía marcada para volver a la actividad bloguera.

Este panfleto viene a decirnos que hay “musica que hace el bien” y música que hace el mal”. Todo desde el prisma de la música que escuchan los jóvenes.

Empieza bien con estos dos párrafos:

“¿Se imagina como sería la vida sin música? No habría dulces canciones de cuna ni serenatas románticas, ni canciones alegres populares, tampoco habría sinfonias arrebatadoras ni inspiradoras melodias. Ciertamente un panorama aburrido y sin atractivo para muchos”

“En efecto, la música incide practicamente en todo el abanico de las emociones humanas: nos relaja y nos excita, nos eleva y nos inspira, nos llena de euforia y nos arranca las lágrimas.”

Y a partir de aqui, se estropea con la siguiente afirmación:

“¿Porque nos apasiona tanto la música? Muy sencillo, porque es un hermoso don de Dios (Santiago 1:17)”

El resto de la lectura me iba alarmando cada vez mas. Me imaginaba a padres leyendo esto y diciendo “si mi hijo escucha heavy o rap va a ser drogadicto y alcoholico y va a ir al infierno”.

Les dejo con numerosos párrafos extraidos de este panfleto que cayó un día en mi buzón y que tiene por nombre ¡DESPERTAD! cuando su verdadero nombre debía ser este “!SEGUID DORMIDOS!”

* Padres, ¿se interesan ustedes en saber que tipo de música oyen sus hijos? ¿les fijan normas?

* ¿que mensaje transmite la música? Aunque muchas canciones tienen letras inocentes, otras alaban o hasta fomentan conductas que van en contra de los buenos principios, como los que se hallan en la Biblia.

* De hecho, cierto géneros musicales se caracterizan por la depravación, el odio y la violencia.

* las letras de rap son a veces escandalosas, a veces crudas y plagadas de misogninia  obscenidades y las letras de heavy metal suelen aludir a la violencia y el ocultismo.

* “¿que efecto tiene en tus pensamientos la música que escuchas? ¿te despierta ideas inmorales?”

* Testmonio de Ashley de 24 años “mis años de adolescencia, de los que tengo un vago recuerdo, fueron una mezcla de alcohol, drogas y violencia, alimentada por el rap y el heavy metal. Las letras blasfemas y llenas de odio y el ritmo frenético y agresivo me hacían sentir poderosa”.

“En poco tiempo, mi vida entró en una espiral sin control. A los 17 años casi me muero de una sobredosis. Cuando desperté le pedí a Dios que me ayudara”.

“Los testigos de Jehová me ayudaron y tomé clases de la Biblia con ellos”.

“Abandoné los malos hábitos y tiré toda la música que tenía. Hoy, despues de muchos años, todavía me siguen atrayendo el rap y el heavy metal, por eso los evito como si fueran drogas. He aprendido a disfrutar con otros tipos de música, pero lo mejor de todo es que ahora yo tengo el control”

Y terminamos con el último párrafo, un último consejo cuando alguno de vosotros vaya a una tienda a comprar un disco.

“SEA UNO PADRE, MADRE O ADOLESCENTE, LA PROXIMA VEZ QUE VAYA A COMPRAR UN DISCO, HARÁ BIEN EN PREGUNTARSE…¿QUIEN ME DIÓ LA CAPACIDAD DE GOZAR DE LA MÚSICA? ¿NO FUE EL CREADOR, JEHOVÁ?. ENTONCES ¿COMO PUEDO DEMOSTRARLE MI GRATITUD POR SUS DONES? ¿NO ES VALORANDO SUS NORMAS SOBRE LO QUE ES BUENO Y LO QUE ES MALO? TAL REFLEXION LE AYUDARÁ A ELEGIR BIEN, LO QUE ALEGRARÁ SU CORAZÓN Y EL DE SU CREADOR.

Les dejo estos dos videos que van dedicados a esa tal Ashley:

Hamlet “7 historias diferentes”

Duo Kie “Boom!!!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s