NUDOZURDO – Crónica del concierto en el Ocho y medio (Madrid) 16-06-2012

Publicado: 23 junio, 2012 de manubadman en Sin categoría

Hace casi un año que los madrileños Nudozurdo no tocaban en su ciudad, tras detener su gira Tara Motor Hembra por una enfermedad de uno de sus miembros.

Y aunque no hacía falta ninguna excusa para acercarse a verlos actuar, el concierto se publicitaba como la presentación de su nuevo EP “Ultra presión”.

Y a nivel personal creo que ha sido el concierto donde más he ejercido de fan friki. Y todo ello por casualidades sucedidas esa noche.

Como en todo buen partido de futbol primero hay que calentar, asi que nos dispusimos a “calentar” con unas cervezas y ricos alimentos asturianos. Pero esa idea no solo la tuvimos nosotros, sino también los NUDOZURDO, que alli estaban cargando pilas para su concierto.

No soy muy dado a pedir autógrafos pero el caso es que al final nos animamos a saludarlos y nos firmaron la entrada y les deseamos suerte, bueno, no a todos, solo al cantante larguirucho Leo, ya que el resto se quedaron en un segundo plano.

A los 20 minutos del comienzo la sala mostraba una imagen desoladora, con unas 50-60 personas nada más (entre ellos el cantante de Havalina y uno de los miembros de Zoo). El precio de las cervezas en el Ocho y Medio era el causante de que hubiera tan poca gente dentro, ya que cuando se dieron las 22:00h comenzó a entrar gente y el grupo logró llenar 3/4 partes del aforo.

Dicen que quien ha visto a Nudozurdo sabe que cada concierto es distinto al siguiente. En esta ocasión, se dedicaron a alargar algunas de sus canciones con improvisaciones y largos desarrollos que terminaban en tormentas sonoras, de esas que me tenían tan bien acostumbrados los Planetas cuando querían ser My Bloody Valentine.

Sin muchos alardes escénicos, el concierto tuvo una buena estructura con un inicio con Leo solo en el escenario, para luego tocar la instrumental “Ido” con el grupo entero. Y a partir de ahi, sus grandes canciones “Mensajes Muertos”, “ha sido divertido”, “prometo hacerte daño”, “el hijo de Dios” (como ganó en directo), “Negativo”, “Prueba/error”….

Se despidieron con “Dentro de él” de su primer disco, al más puro estilo Sonic Youth jugando con las guitarras frente a los amplificadores logrando sonidos feedback espectaculares y terminando con la guitarra de Leo por los suelos y dejando en el ambiente un acople sonoro que tapaba el silencio.

Se retiraron brevemente y volvieron para unos bises donde si que tuvo hueco un par de temas del “EP que venían a presentar” jeje…. “Contigo sin ti” y “Chico Promo”, para finalizar con la bella “Conoci el amor”.

Animales de escenario sin duda estos madrileños, que esperemos que el año que viene, podamos tener la continuación de “Tara Motor Hembra”, ese disco que se coló en casi todas las listas de lo mejor de 2011.

Acabado el concierto, tocó la tradicional visita al merchandising y mientras yo me hacía con la tambien “tradicional” camiseta souvenir, mi amigo Juanma se hacía con el vinilo de Tara Motor Hembra, y como ya teníamos su firma estampada en la entrada, porque no tener sus firmas estampadas en el vinilo. Asi que acudimos al backstage (pasillo estrecho gris para los amigos) y de allí salimos con el vinilo firmado como si de un tesoro se tratase en una de las noches más de friki que recuerdo.

 

LES DEJO CON EL EXTRAORDINARIO RELATO DE LOS HECHOS ACAECIDOS LA NOCHE DEL 16 DE JUNIO EN LA SALA OCHO Y MEDIO (MADRID) QUE MI BUEN AMIGO JUANMA CABALLERO HA REALIZADO PARA www.muzikalia.com

Daban las diez de la noche del sábado en Madrid, cuando sobre el escenario del OchoyMedio Club los casi dos metros que se levanta del suelo la cabeza visible de Nudozurdo, Leopoldo Mateos (Leo), comprobaba con ejemplar seriedad que a pesar del año de ausencia, ni Madrid les había olvidado, ni se les venía en masa a rendirles pleitesía. Hemos de lamentar que la venta del papel fue más bien tibia, en contraposición con el multitudinario concierto orgánico que se regalaron los madrileños.
Y es que “c´est la vie”, la vida tiene estas cosas, justo cuando Nudozurdo entreabrían durante el 2011 las puertas del éxito más “indie-mediático” y se merendaban con fruición miles de alabanzas a favor de su último LP Taramotorhembra, gracias en parte a unos directos dignos de estudio científico, la vida les metió un gol, y se vieron obligados a chupar banquillo durante un año, tras su más que correcta presentación en el FIB 2011, dejando pista libre a otros dignos compañeros de estrellato, grupos de su mismo temperamento y temperatura como lo son, desde Pamplona El Columpio Asesino o desde Barna los queridos Standstill.
Pero ahora ya los tenemos de vuelta y exactamente en el mismo sitio donde nos dejaron, en la misma senda. Seria compostura como decimos, y solo con guitarra en mano, Leo interpretó una clarificadora “El diablo fue bueno conmigo” para tal vez de este modo explicar esa prolongada ausencia y por qué no, esas ganas de seguir su camino. La tortura bendita a la que nos acostumbra la música de Nudozurdo, continuó con un largo tema instrumental, que derrotó cualquier atisbo de duda sobre la salud del grupo, reconvertido en trío, fulminando los teclados a favor de las cuerdas porosas de un sudoroso bajo y una batería enrabietada. Como los dientes apretados de Leo que entre lo dulce de su rostro y la sangre de sus letras, enrojecía de pasión hablando a través de la guitarra. Viva la contención, cuánto que decir con tan poco que gritar.

Cuando desde el escenario se atacó “Ha sido divertido”  el silencio y el respeto se tornaron en vibraciones sonoras, con un público transformado en Los niños del Maíz, todo era enrabietadamente disfrutable, hasta el coletazo final cantado en modo karaoke. Vibraciones a diestro y siniestro. El concierto ya pasó el aprobado, y empezó a subir nota en el momento justo en que “El hijo de Dios” se estampó contra un taxi, arrojándose por el viaducto a lo Susie Pop. Un final digno de emoción suicida, con grandes arreglos florales, largos e intensos, crisantemos para canciones tan negras como intensas, con tan sólo un punto de luz al final del túnel. Necesidad vital de vivir con el resto de la tribu esas canciones que oyes en tu coche o descubres en la soledad de tu habitación.

¿Acaso no es esto un concierto? La suciedad y la energía se reivindicaron en la espeluznante “Mensajes muertos”, antípodas de la comunicación bidireccional que se estableció entre el grupo y el público, y que quedo patente con la entrega de carné de club cuando le tocó el turno a “Prometo hacerte daño”. Es curioso que Nudozurdo también escogieran a los Pixies, para reivindicar su paroxismo musical, igual que El Columpio Asesino, aunque los madrileños decidieron coserla junto a su ¿“Ganar o perder ”?, para dejarnos embelesados con un dulce blues fabricado ex profeso para una versión decaff de “Dosis modernas”. Tras un colchón de sonido que amortiguó la espera del bis, aparecieron de nuevo, ahora ya sí, agradecidos para dejarnos con los ecos de su último sencillo “Chico Promo”, incluido en su EP Ultrapresión, canción preciosista de corte continuista., y es que si el camino funciona, ¿porqué hay que cambiar de dirección? Por mí y por todos los que estuvimos allí, puedo brindaros un “gracias por volver de nuevo a lo mismo, chicos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s